Tu negocio ha crecido y te estás desbordando. No te alcanza el tiempo, estás perdiendo el control, ¿no sabes qué hacer? Te comento que es hora de delegar, sí de heredar parte de tus actividades a alguien más en tu negocio. Cómo hacer, qué hacer? A continuación te doy algunos tips.

1.- Hacer el recuento de las grandes actividades que tú o alguien  más  realiza en tu negocio.  Esto significa definir absolutamente todo, no dejes fuera nada, ya que si vas a delegar, al dejar fuera alguna actividad corres el riesgo de  eliminarla; aquí es donde estás definiendo las funciones.

2.-Asocia esas funciones a los puestos que imaginas debe tener tu negocio. No importa que ahora creas que éstos son muchos; tampoco sí  por ahora sólo tú  las realizas. En ésta etapa sólo estás haciendo  planes en la reorganización de tu negocio, estás imaginando tu negocio con el tamaño que quieres.

3.- Una vez que tienes las funciones y los puestos, identifica las características que necesita tener el personal en tu negocio para realizar las funciones en cada puesto, es decir, define  el perfil que requiere tener tu personal, para cubrir los requerimientos de tu empresa.  Con ello, estás haciendo la estructura de tu negocio a la medida de tus necesidades.

4.-  Ahora   puedes  empezar a delegar, revisar el personal que tienes, y asócialo a los puestos. Tal vez estés pensando que no tienes personal o que no es suficiente para cubrir los puestos.  Analiza las potencialidades de cada uno y ubícalos en el lugar ideal. Si necesitas contratar nuevo personal, lo harás a la medida de tu negocio, no a la medida de tu candidato o recomendado.

5.-Hasta aquí, haz el recuento de los resultados de tu análisis anterior y selecciona lo prioritario, avanza por pasos. Haz movimientos de personal de acuerdo a las necesidades del negocio  que has detectado, así como por las características y potencialidades de tu actual personal.

Si vas realizando éste proceso, primero sabrás el tamaño del negocio que quieres, contaras con un organigrama que podrás ir cubriendo poco a poco los puestos conforme vaya  creciendo  tu negocio. Considera que al contratar a nuevo personal, de acuerdo a las necesidades de tu negocio, y que éste asuma parte de las actividades que actualmente realizas,   tú tendrás el tiempo para dedicarte a atender las cosas importantes de tu negocio, y dejaras a otros atender lo urgente o la operación normal.

En tu negocio tú debes tener el control, pero para tenerlo, no necesitas hacer todo tú, sí diseñas adecuadamente la estructura que necesitas, podrás tener el control, a través de la supervisión con unas cuantas líneas de mando, no necesitas estar en el detalle, eso déjalo a tus supervisores. Si cuentas por escrito con las actividades que se necesitan en tu negocio, es más fácil delegar, ya que defines por anticipado lo que se debe hacer, y se lo puedes presentar a tus empleados, para que ellos sepan cuales son sus responsabilidades. . 

Si te gusta éste artículo te invito a compartirlo con quien creas le puede ser de utilidad; o te invito a hacer contacto conmigo, deja tu mensaje y en breve tiempo te respondere