Te sientes agobiado por todos los problemas que tienes en tu empresa. No sabes por dónde empezar a resolver. Estás desesperado, te sientes atrapado con tanto problema de diversa índole.  Aquí te doy algunas ideas para ir desenmarañando la telaraña y poder empezar a resolver, de forma ordenada.

De entrada te comento que la situación que estas pasando, no eres el único, en estos momentos la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas, se encuentran inmersas en un sin número de problemas. Y seguramente ante ellos, está pasado que te estás concentrado en ir resolviendo las cosas en la medida que se van presentando, por lo que no terminas de resolver. Ante ésta realidad te digo, que ahora debieras empezar por tomarte un tiempo, siéntate e indagar cuál es el origen de lo que te está pasando, con el objetivo de llegar al fondo, y busca resolver de mejor forma, y no sólo como el apaga fuegos, es decir, las urgencias sino de la raíz.

Como punto de partida, ocúpate de lo que tú si puedes resolver, de todo aquello que está en tus manos, de todo aquellos que con una decisión de tu parte, puedes cambiar el rumbo actual.

Primero.- Identifica los grandes agregados o grupos de problemas, por ejemplo, puedes hacer grandes agregados como: finanzas, empleados, equipo, administración, organización,  etc. Así también, dentro de estos grandes agregados identifica a su vez los problemas en cada uno de estos rubros.

Segundo.- Ahora, dentro de estos grandes grupos y subgrupos, empieza a identificar cuáles son las causas que origina que se tenga cada uno de los problemas, de forma tal que en cada problema desgloses diversos orígenes por los cuales tienes ese problema.  Por ejemplo, dentro del agregado de administración identificas que existen fugas de recursos, tanto materiales como de dinero. Entonces una vez identificado el problema, ahora pasa a desglosar donde está el origen de este problema, que en este ejemplo puede ser, deficiencia de controles o falta de ellos, personal deshonesto, falta de supervisión, abuso de confianza, falta de capacitación, etc.

Tercero.- En esta etapa, una vez que has identificado las causas que originan tu problema, procede a identificar cual o cuales de todas ellas son las que, si tú procedes a corregir o a modificar, estarás resolviendo la mayor parte del problema, es decir si actúas en aproximadamente el 20% de las causas del problema específico, con ello estarás induciendo para resolver cerca del 80% de tu problema, esto es lo que se llama la “Ley o principio de Pareto” o la “Ley de aproximación de 80/20”.

Cuarto.-De la gran variedad de cosas que no están en tus manos resolver, no tiene caso que te ocupes ya que sólo te llenan de preocupaciones y de ocupaciones sin salida. Ante estas cosas te recomiendo que mejor te ocupes en buscar alternativas que te permitan subsanar o aligerar sus efectos. Es momento de ser creativo, y reaccionar de otra forma, es decir, empieza a ver las cosas con otros ojos, con otra perspectiva, sal del marco tradicional de tus respuestas, es lo se llama “salir de la cajay empezar a ver las oportunidades que puedes aprovechar ante las circunstancias actuales. Sólo imagina lo que debieron haber pensado todos aquellos grandes genios que inventaron las cosas que hoy nos son indispensables, como la estufa de gas, el teléfono, la computadora, el radio, el coche, etc., o todos aquellos que debieron empezar de cero, como los japoneses después de la segunda guerra mundial.    

Recapitulando ante todos los problemas que actualmente tienes, ocúpate de forma principal en resolver aquellos que está en tus manos resolver de raíz; jerarquiza las soluciones que una vez aplicadas puedas solucionar la mayor parte de las causas de tu problema. Con este método sencillo estarás resolviendo y no sólo apagando fuegos emergentes.  Y por otra parte, pon en marcha tu imaginación, y empieza a responder de otra forma distinta a como siempre lo haces.   

Si tienes algún comentario o sugerencia a este artículo, te invito a hacer contacto, y en breve te responderé.