Seguramente sí tienes un negocio en el que tienes producción de mercancías o la comercialización de bienes una de las cuestionantes que se te presentan continuamente es cuál es el nivel adecuado del manejo de tus inventarios; cómo manejar el nivel de los inventarios, cuál es el costo del almacenamiento. De entrada te comento que el nivel de los inventarios, no tiene una receta única, Tu experiencia es la que te puede llevar a definir el mejor nivel. Aquí te doy algunos elementos que sería importante pusieras en la mesa y te ayude a la toma de decisiones para definir tu propio nivel de tu inventario.

1.- El manejo de los inventarios, por un lado, tiene que ver con elementos que dependen de ti o de tu negocio, tales como tu capacidad de compra, se trate de materia prima o de productos para su reventa, del tamaño de tu almacén, sobre todos si se trata de bienes voluminosos; o del costo de la renta del almacén, si es el caso; de los requerimientos de tu propia producción, del flujo de movimiento de tu mercancía final, del flujo monetario de tu empresa, de la capacidad de tus empleados para mover las mercancías, etc.

2.- Otros elementos a considerar son los que no dependen de ti, es decir de las condiciones externas a tu negocio, tal como la movilidad de tus productos en el mercado, el abastecimiento de tus productos, el tipo de cambio o los trámites y tiempo de llegada de tu mercancía cuando se trata de productos del extranjero; de la temporada del año, de las festividades, del clima, de la situación geográfica, de la demanda de tus productos, etc.

3.- Todos estos elementos son muy importantes de tomar en cuenta cuando se trata de medir tu inventario ideal. Y no puede haber una respuesta única, sin embargo, sería de importancia que de forma permanente hicieras un análisis de tus inventarios, en el que consideres los elementos tanto internos como externos, no sólo de momento, sino las implicaciones que tiene ese nivel de inventario que tú estas definiendo,   por ejemplo tener un inventario alto.

Te doy algunos ejemplos de ello; El precio de tus insumos o productos de venta, lo encuentras en oferta en determinado momento y cuentas con el dinero o buscas un crédito para aprovechar la súper oferta. Te recomiendo que antes que te gane la emoción debieras tomar en consideración, cuánto tiempo vas a tener en el almacén esa mercancía, dónde la vas a guardar, el tiempo de almacenamiento permitirá que la mercancía se conserve en calidad y cantidad?, Tienes las certeza que tu producto se va a mover. Ya consideraste en el precio final de venta de tu producto, el tiempo que implica el almacenamiento. Cómo vas a mover tu mercancía, ya tienes planeada una estrategia de venta. Te has preguntado porque tu proveedor está bajando el precio de sus productos, acaso tiene que ver con la caducidad de los productos, con la temporalidad de la venta, con defectos o baja calidad de los mismos, etc.  Las ofertas son buenas pero es preciso hacer un análisis previo que arroje verdaderas ventajas para tu negocio.

O por ejemplo cuando te gusta tener siempre mercancías en tu almacén de forma que cuando un cliente venga a tu negocio siempre tengas la disponibilidad de los bienes que te solicita, esa es una excelente atención a tus clientes, pero el caso es que el número de productos que tengas en tu almacén debiera estar en función de la demanda real de tus productos, mantén en el almacén invariablemente los productos de mayor venta, sin embargo, aquellos que se venden poco, no vale la pena tenerlos en existencia, puedes brindarle a tu cliente la opción de conseguírselo en el menor tiempo posible. Por qué crees que los grandes almacenes tienen, a diferencia de hace años, poco número de cada uno de sus productos, máxime ahora que existe grandes variedades de un mismo producto, sólo imagina por ejemplo las variedades de la leche. Tener inventario inmovilizado te cuesta a ti, no solo por  el costo del almacenamiento, ya que además tienes dinero ocioso, y que  probablemente no estás cargado ese  costo al precio final de tus ventas.

Como vez, tener grandes inventarios, implica que tienes dinero sin mover, dinero que pudieras utilizar para hacer otros pagos, que tal vez incluso los estas posponiendo con el costo del pago de intereses o recargos por mora. Por otro lado, tener poco inventario también puede ser contraproducente si el abastecimiento es lento, si existe mucha fluctuación en los precios, etc. En fin, existe una gran variedad de elementos a considerar en cada caso particular, por lo que te invito a hacer la lista de las ventajas y desventajas que te afectan directamente a ti, con ésta lista podrás hacer una valoración más objetiva para definir el nivel de tu inventario, del inventario que le convenga a tu negocio.

Este artículo forma parte del blog de Pymedestreza, si consideras que te resulta de interés y tienes preguntas, comentarios y/o observaciones, puedes hacerlas en el sitio https://pymedestreza.com .También puedes compartirlo con quien creas le puede ser de utilidad.