Tienes un negocio que no ha crecido, se ha estancado, le dedicas mucho tiempo, dinero y esfuerzo y no ves los resultados en ganancias. Crees que una de las causas se debe a que tienes fugas y desperdicios. Te sientes acorralado, te sientes angustiado por esa situación. Aquí te doy algunas ideas para parar esa situación.

1.- En primer lugar, es importante que inicies haciendo una estimación aproximada de las posibles fugas, o desperdicios, para darte una idea inicial. Para ello relaciona alguna de las variables que intervienen en el negocio, por ejemplo, la cantidad de insumos y/o productos que compras y compárala con tus existencias en el almacén y con tus ventas.  Otro ejemplo puede ser la cantidad de insumos que adquieres con los niveles de producción.  De acuerdo a tu experiencia o con alguna información o estadísticas previas, si es que cuentas con ellas, el resultado tendría que ser en términos generales alguna diferencia razonable, sino es así, has identificado un foco rojoRelaciona las variables que consideres sean las mas importantes, ya que deberás concentrar tus esfuerzos en ellas, con ello podrás concentrar tus esfuerzos en cuidar los pesos y no los centavos. Con esta información puedes empezar a diseñar indicadores estándar de lo que esperas.

2.- A continuación empieza a identificar las áreas y/o actividades donde consideras están las principales fugas o despilfarros, desglosa o detalla lo mas que puedas, todos estos son los focos rojos de tu empresa, por lo que  toma  en cuenta que los resultados  de esta primera lista serán parte de la solución a tus problemas,

3.-  Ante la identificación de cada uno de tus fugas o despilfarros, enuméralos en una lista, de tal forma que a su lado puedas empezar con la identificación de la o las causas por las que se generan dichas situaciones. Con ello, podrás obtener un panorama más amplio

4.- Una vez que cuentes con el panorama general de tus problemas de fugas y despilfarros, así como sus causas, es tiempo de empezar a visualizar la solución o posibles soluciones para resolver cada uno, no descartes nada, aún no es tiempo de ponerte límites a lo que puedes o no puedes hacer por ahora, aún estas en la etapa de las identificaciones, todo es importante.

5.-   Organizando todo lo anterior, es tiempo de jerarquizar de mayor a menor en donde están concentrados las principales fugas o despilfarros, es decir, cuáles son los más graves que inciden en los resultados negativos  hasta los  menos graves.

6.- Ahora es tiempo de empezar a actuar. Considera cuáles son tus posibilidades reales de poder actuar, aquí toma en cuenta tu capacidad, tu experiencia, tus recursos, tu tiempo. Y empieza a actuar ordenadamente, con acciones eficientes.

En suma identifica y ordena las áreas o actividades donde están las fugas o despilfarros de tu negocio, jerarquízalos en tu lista por nivel de importancia, visualiza las causas, y establece las posibles soluciones. Toma en cuenta que uno  de los elementos importantes para atacar las fugas es empezar por poner orden, hacer acciones graduales que puedas darles seguimiento y que éstas sean efectivamente supervisadas. No necesitas hacer todo de una vez, establece tus pasos a seguir, estableciendo objetivos, fechas y responsables; compártelos con tu personal de confianza, ellos son piezas importantes para apuntalar y llegar a resultados positivos.  La simplicidad puede llevarte más lejos, utiliza los recursos que tienes a la mano.

Si este artículo te resulta de interés y tienes preguntas, comentarios y/o observaciones, puedes hacerlo en el el sitio en www://pymedestreza.com. También puedes compartirlo con quien creas le puede ser de utilidad. Este artículo forma parte del blog de Pymedestreza.