mar snoqueandoUna  constante inquietud que he visto en los alumnos que asisten a mis talleres y cursos  es que aquellos que están por iniciar un negocio, o están en el proceso de la generación de la idea de negocio, manifiestan que tienen dudas, que tienen miedo, que se sienten inseguros, es por ello que ahora comparto algunas ideas que he comentado con ellos; si te sientes identificado con éste tipo de ideas, éste es un artículo para ti.

 ¿Tener miedo es normal en un negocio?

 1.-El miedo es una emoción del ser humano, que está asociada directamente al funcionamiento de nuestros riñones, por ello cuando tenemos miedo, tenemos ganas de ir al baño, entonces  tener miedo es algo natural para todos.

2.- Cuando nos enfrentamos a lo  desconocido, es muy normal que una sensación de miedo aparezca;  claro está que existen diversas circunstancias y  nivel de acontecimientos a los que nos sometemos y que nos provocan miedo. Emprender un negocio que no conocemos claro está que  nos provoca miedo e incertidumbre; y aún si conocemos del negocio, también es natural ese sentimiento de miedo, de inseguridad.

3.- Me parece que en estas circunstancias, el miedo también puede ser una oportunidad para hacer las cosas que tenemos que hacer, sobre todo es un elemento que nos puede llevar a la planeación de tu negocio, que nos permita tener cierto control de lo que vamos a emprender, nos puede llevar a caminar con pasos firmes y certeros.

4.- También podemos tener miedo porque intentamos hacer algo que desconocemos, ya en otro artículo escribí al respecto, en ese sentido, todo emprendimiento implica un constante aprendizaje, además de una aventura.

5.-  Ser emprendedor, implica que eres una persona aventurera, tenaz, intrépida, disciplinada, con deseos de superación, un luchador constante, y a pesar de estas características positivas, también los emprendedores tienen miedo, ya que nunca tendrán el 100% de certidumbre de lo que puede pasar.

¿Qué hacer ante el miedo de un emprendedor?

1.- Elaborar la planeación del negocio acorde al tamaño de tu emprendimiento, que te sirva de guía hacia donde quieres ir y los resultados que esperas.

2.-Conocer de tu negocio no es suficiente, significa que de forma constante tendrás que seguir incorporando nuevas cosas o nuevos conocimientos a tu negocio. Implica una actualización constante. No hacerlo lleva a los empresarios a quedar rezagados respecto a tu propia competencia, y a la evolución del mismo negocio.

3.- Organizar tu negocio te puede ayudar a agilizar la toma de decisiones y/o hacerlo con información propia de tu negocio. Esto es, si tu negocio te puede proporcionar su propia información puedes contar con mejor conocimiento del mismo. Me he encontrado con empresarios que creían conocer su negocio, pero que no se habían detenido a hacer su propia base de datos del  negocios, y al hacerlo se han sorprendido de lo que pudieron observar.

4.- Además, organizar o estructurar tu negocio, te permitirá en su momento delegar de forma ordenada y con funciones preestablecidas. De ésta forma queda claro lo que cada quien debe hacer, las responsabilidades y derechos de cada quien, y esto a la larga, implica menores costos en tiempo, dinero y esfuerzo, ya que por ejemplo, la incorporación de nuevos elementos te cuesta menos.

En suma, la planeación  del negocio, la organización y tu capacitación permanente te permite tener un mejor equilibrio de la forma en que opera tu empresa, incluso el área sustantiva del negocio puede crecer o consolidarse, ya que se tienen marcadas directrices de actuación, las personas saben lo que tienen que hacer, etc. Estos son elementos que ayudan al emprendedor a caminar con mayor certeza y confianza de su actuar.

Este artículo forma parte del blog de Pymedestreza, si te gusto comparte tus comentarios.